La Ceremonia del Árbol de la Transformación: El fuego y la naturaleza.

Para tí, ¿Cómo sería un día perfecto? Para mí el 10 de octubre de 2021 fue un día de estos: Estar en contacto con la naturaleza, estar contacto con los demás, contribuir en una gran celebración llena de emociones. 

Ese domingo 10 de octubre participé en el espectáculo pirotécnico terrestre de cierre de la fiesta mayor del barrio de Montbau (Barcelona), en colaboración con la Colla de Diables de Montbau: Fue la ceremonia del “Árbol de la Transformación”

Tras semanas de preparación (que he ido publicando en stories de FB e IG y que puedes volver a ver como “destacado” en IG),  con la ayuda de voluntarios (¡mil gracias!) diseñamos una gran instalación botánica en forma de árbol palmera para celebrar la llegada del otoño y la renovación infinita que forma parte de la vida. Este gran árbol, de 4 metros de altura y 4 metros de ancho  lo construimos con materiales orgánicos y 100% reciclables: alambres y largas ramas de hinojo seco. 

El hinojo es una planta perenne aromática de flores amarillas. Tanto la planta como sus semillas tienen muchos usos medicinales. Suele utilizarse sobre todo para combatir problemas digestivos y respiratorios, porque tiene la capacidad de ayudar a equilibrar las funciones del sistema digestivo, y también tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias. Y ayer fue la planta perfecta para diseñar la instalación botánica que tenía en mente, porque la planta puede medir hasta 120 cm de altura, es muy fina y ramificada y es fácil de encontrar en los bosques mediterráneos. 

Mientras diseñábamos la instalación, a o largo de la tarde todo el mundo que vino pudo escribir un deseo en un papel. Para mi fue muy emocionante ver cómo la gente se acercaba y, muy concentrados, escribían con ilusión, doblaban su papelito y lo depositaban en la cesta… cada vez más repleta de deseos. Via Instagram recibimos también deseos de amigos en la distancia: Desde Amsterdam, desde Seúl, desde Málaga… Los escribí en papel y los dejé en la cesta. 

La cesta de los deseos

Cuando cayó la noche, bajo la luz de las estrellas, dejamos la cesta de los deseos dentro de la instalación botánica. Y con la ayuda de los diables de Montbau, prendimos con fuego mágico la gran estructura. Las luces de las llamas y el olor del hinojo completaron la eficacia del hechizo y acompañaron a  su espectáculo pirotécnico terrestre estático de Cierre de la Fiesta Mayor. Aquí puedes ver el video de cómo fue. La ceremonia empezó con una encendida de bengalas por parte del público. A continuación un grupo de diablos desfiló alrededor del árbol

Colla de Diables de Montbau
Botanical installation by Ritaflowers
Photo Ernst Lallleman, visual content manager
Colla de Diables de Montbau
Botanical installation by Ritaflowers
Photo Ernst Lallleman, visual content manager

En Cataluña hay una gran tradición de fiestas de fuego. Hasta tal punto que existen unas 300 “collas de diables” a lo largo de los Països Catalans. Las collas de diables son asociaciones privadas de ciudadanos que celebran estas fiestas del fuego, celebran bailes de diablos tradicionales, y los correfocs.  El correfoc es un juego o espectáculo que se hace en las calles de pueblos y ciudades donde el objetivo es evitar la pirotecnia usada tanto por los diablos como por otros seres mitológicos representados bajo, por ejemplo, la forma de dragones. Imagina una fiesta improvisada de gente, diablos y dragones saltando y bailando juntos bajo chispas de fuego. 

Colla de Diables de Montbau
Botanical installation by Ritaflowers
Photo Ernst Lallleman, visual content manager

Los bailes de diablos son como una representación teatral de la lucha del bien contra el mal. Fue usado en el pasado por las fiestas del Corpus

Actualmente, la participación de los diablos en desfiles, procesiones y correfocs es una parte esencial de las fiestas mayores de muchos pueblos y ciudades en los Países Catalanes: Con más de 1.500 actos de fuego anuales.

Colla de Diables de Montbau
Botanical installation by Ritaflowers
Photo Ernst Lallleman, visual content manager

En la antigüedad las plantas eran dioses, espíritus y magos que vivían dentro de los árboles y nos susurraban a través de sus flores. Nuestros antepasados descubrieron las energías que contienen las plantas y supieron utilizarlas para mejorar sus vidas. Todo árbol esconde una historia. Y éste escondió además cientos de emociones y secretos que se harán (espero, pronto) realidad. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.