Diadema real. Flores eternas. Colección “Our Daily Lives”

La reina Isabel II de Inglaterra y el Duque de Edimburgo celebraron su 73º aniversario de boda en el 2020. Se casaron el 20 de noviembre de 1947. Ese día la princesa Isabel II tuvo 8 damas de honor: La princesa Margaret, la princesa Alexandra de Kent, Lady Caroline Montagu-Douglas-Scott, Lady Mary Cambridge, Pamela Mountbatten, Margaret Elpinstone y Diana Bowes-Lyon.

The Bridal Procession passes through Westminster Abbey (Foto: www.royal.uk)

El pasado 9 de abril de 2021 el Duque de Edimburgo falleció a los 99 años de edad. Y de las 8 damas de honor, hoy en día sobreviven dos: Lady Pamela, que tiene 92 años y Alejandra de Kent, con 85.

Hace tan sólo 200 años la esperanza de vida apenas llegaba a los 30 años de edad en los llamados “países desarrollados”. Los científicos lo justifican entre otras variables, a la finalización de las tareas reproductivas (al igual que pasa en los animales): la mezcla entre la gran inversión energética que supone reproducirse, sumado a la mala calidad de vida provocaba que muriésemos más “pronto”. Sea como fuere, ahora la especie humana dispone “súbitamente” del triple de tiempo de vida que antes (e in crescendo). Los humanos disfrutamos de 40 años extra. ¡Hop! Esta bizarra evolución no tiene precedentes en ninguna otra especie. Y sin embargo, muchos seres humanos siguen sin darse cuenta de esto, de que ya no nacemos tan programados para morir “tan pronto” como en el pasado.

En las escrituras bíblicas y de acuerdo al Génesis, el señor Matusalén, abuelo de Noé, vivió un total de 969 años. Casi nada. De momento creo que el límite natural de envejecimiento del Homo Sapiens en el Planeta Tierra ronda los 122 años. Que tampoco está nada mal. El récord de longevidad lo tuvo Jeanne Calment, que murió en 1997 después de vivir 122 años, 5 meses y 14 días: Tuvo tiempo para vivir el descubrimiento de maravillas como la bombilla eléctrica, el avión o la aparición de internet.

Por otro lado, si la biomedicina se combina con la tecnología, hay científicos convencidos de que se podría alcanzar una enorme longevidad. De hecho, Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico inglés cree que los primeros humanos que vivirán 1.000 años ya han nacido (“The Mitochondrial Free Radical Theory of Aging, 1999).

Darse cuenta de este fenómeno (independientemente de que estés de acuerdo o no, eso es ya otra historia), me provoca preguntas que probablemente en la antigüedad habrían sonado a cosas de brujas. Puesto que teóricamente cada vez vamos a estar más años vivitos y coleando sobre el planeta Tierra ¿no valdría la pena invertir en mejorar nuestra calidad de vida? ¿Y quizás esto no pasaría también por mejorar lo que nos rodea? ¿Quizás no necesitamos un cambio de paradigma para que vivir siga valiendo la pena?

Cuando contemplé las imágenes de esta boda real y descubrí la longevidad de algunos de sus participantes, me vino inmediatamente a la cabeza toda esta lluvia de pensamientos. Y quise jugar con la idea de trabajar con flores preservadas, también llamadas “flores eternas”. Mi idea era jugar con la idea de alargar la vida de estas diademas. Por otro lado, también jugué con la idea de que no hace falta ser de la realeza para lucir una corona real. La riqueza de la naturaleza es tal que las diferencias económicas que podamos establecer entre los humanos son puras trivialidades e ilusiones. No existen. La naturaleza es más rica que todo el oro del mundo que alguien pueda acumular. En el fondo la riqueza económica es un simple añadido de cosas en la vida de alguien. Y las cosas vienen y van. Pero la naturaleza se queda. Los procesos de la naturaleza son permanentes, eternos y constantes. Los seres que pasan a través de ella son los que cambian y se transforman. 

Las diademas que llevaron hace 70 años estas damas de honor me fascinaron. Tanto, que quise diseñar una similar inspirada en ellas. En la siguiente fotografía podemos ver, a la derecha, a Lady Pamela mostrando con orgullo a su hija, India Hicks, el vestido y la diadema de flores que llevó aquél día:

Foto:  India Hicks @indiahicksstyle  (https://www.instagram.com/indiahicksstyle)

Por la imagen parece que las diademas fueron diseñadas con tela y varios elementos de pedrería. Según he encontrado por internet, las diademas llevan gavillas blancas en miniatura, lirios y saxifragas, modeladas en tela de raso blanco y en plata ( “in their hair of miniature white sheaves, Lilies and London Pride, modelled in white satin and silver lame”).

Bridesmaids and a cheering crowd watch as Princess Elizabeth and her husband, the newly created Duke of Edinburgh, leave in a carriage procession to Waterloo Station for their train journey to Winchester and then to Broadlands for the start of their honeymoon. (Foto: www.royal.uk)

En la siguiente imagen creo que podemos ver mejor la forma de las coronas. La fotografía se tomó después de la celebración del matrimonio, cuando los recién casados ​​salieron al balcón del palacio para saludar a las grandes multitudes en el centro comercial:

British Royalty, London, England, 20th November 1947, After the wedding of Princess Elizabeth (now the Queen) and Prince Philip, The Duke of Edinburgh, members of the family gather on the balcony of Buckingham Palace, Among those pictured are King George VI, Princess Margaret, Princess Elizabeth, Prince Philip, Queen Elizabeth ( later Queen Mother) and Queen Mary (Photo by Popperfoto/Getty Images)
A Panoramic view as the crowds gather to watch the royal wedding. (Foto: www.royal.uk)

Y esta es la diadema real final, dentro de la colección “Our Daily Lives”:

Photo: Ernst Lalleman (www.ernstlalleman.com)
Model & Dress: Elahe Parsa, Eleepdesign (www.eleepdesign.com)
Floral design: Ritaflowers

En el diseño de esta corona he usado hasta un total de 16 tipos diferentes de flores y plantas preservadas, todos en una gama de colores que van del blanco, al beige, crema y algunos puntos de lila muy pálido:

Photo: Ernst Lalleman (www.ernstlalleman.com)
Model & Dress: Elahe Parsa, Eleepdesign (www.eleepdesign.com)
Floral design: Ritaflowers

La prueba de fuego del diseño de esta bella corona de flores preservadas fue la grabación en Barcelona de un videoclip de música: ”Persian love”, escrita por Saeed Modarres y cantada por Elahe Parsa y Anahita Taghavi en la percusión. Son dos grandes mujeres artistas de Teheran (Irán) residentes en Barcelona, con las que tuvimos el honor de colaborar. Elahe Parsa es además diseñadora de ropa (https:// www.eleepdesign.com) y Anahita Taghavi, dentista. Ambas fueron una fuente de inspiración.

De nuevo, no existe mejor combinación que la de música y flores:

Video+sound: Ernst Lalleman www.ernstlalleman.com
Vocal+guitar: Elahe Parsa (www.eleepdesign.com) — Daff: Anahita Taghavi
Floral design: Ritaflowers www.ritaflowers.com
Dresses: Eleepdesign www.eleepdesign.com
Sound post-production: Fokke van Saane
Our eternal gratitude to: Adrian, Francine and Nicole
Song composed and arranged by: Saeed Modarre

Lyrics:
“The waves of a skirt dancing in the wind
An armful of untied hair
The fever of my forehead wants your hands tonight
Hold me in your warm arms
So that the wall hears my breaths
It seems I have forgotten how to dance
This is me now I want to break my silence
Even though my words are bitter I kept on ignoring myself
I stamped you as prohibited
But I don’t want to anymore
I will come till the end of the path
With you, I will go anywhere in the world
Sleep next to my pulse
Let me become the scandal of the universe
Let me become a resident of hell
I want to dance with you
A skirt full of flowers surrounded by lots of spikes
Let my hands get cut this time
When I put you in my heart, the walls all fall
I will kiss you even if it’s a sin
God is near the moon tonight
The one who has broken a heart is ashamed
The one who has broken a heart is ashamed
The one who has broken a heart is ashamed”

Esta tiara de flores preservadas está disponible para su venta y envío a cualquier parte del mundo. Sólo tienes que contactarme.

Si te interesa descubrir los beneficios del diseño floral y ponerlos en práctica con un taller personalizado, puedes informarte más aquí.

¿Tienes cualquier comentario o sugerencia? Contáctame, estaré encantada de escucharte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.