El poder de las malas hierbas (I): El diente de león. “Our Daily Lives” collection

El diente de león suele ser considerado como mala hierba. Pero en realidad es una planta con muchas propiedades curativas dentro del campo medicinal. Prácticamente podemos aprovechar todas sus partes porque todas tienen multitud de cualidades terapéuticas (tanto las flores, como su raíz o sus hojas). De hecho, su nombre científico, “taraxacum officinale”, deriva de las palabras griegas “taraxos” que significa “enfermedad” y “akos” que significa “remedio”.

Esta planta es apreciada también dentro del mundo de la gastronomía por todas las vitaminas y minerales que contiene. Así pues, la podemos añadir en sopas, vinos, ensaladas e infusiones. En muchos lugares su raíz tostada se utiliza incluso como un sustituto del café. 

El diente de león es una planta herbácea y perenne que puede llegar a medir de 20 a 50 centímetros de altura aproximadamente. Cuando florece sus pétalos tienen un bello color amarillo. De hecho, su nombre común viene dado por la forma de estos pétalos, que recuerdan a los puntiagudos dientes del rey de la selva.

Cuando la flor se marchita y los pétalos caen, la planta se transforma entonces en su fruto: Se convierte en una esponjosa suave esfera blanca con centenares de hebras con forma de paracaídas liliputienses adheridos al tallo (y que es donde se encuentran también las semillas de la planta). Este cambio tan brutal puede ocurrir en menos de tan sólo 24 horas, de un día para otro. Es otro ejemplo de la magia de la naturaleza.

En el año 2018 investigadores de la Universidad de Edimburgo descubrieron que la forma de estos mini paracaídas convierte al diente de león en uno de los mejores voladores dentro del mundo vegetal por lo que a distancias se refiere. Con la ayuda del viento estas hebras blancas pueden llegar a recorrer flotando distancias muy grandes, a menudo de un kilómetro o más. Cuando vuelan, el aire se mueve a través de sus cerdas y al mismo tiempo se forma a su alrededor una burbuja de aire en forma de anillo que ayuda a mejorar la calidad de su vuelo y a retrasar la caída al suelo. Estos mini paracaídas flotan tan y tan bien que son hasta cuatro veces más eficientes que los paracaídas que usamos los humanos. Suena a ciencia ficción, si, y es maravilloso.

Estos mini paracaídas son 4 veces más eficientes que los paracaídas de los humanos.

Tras el estudio de las características y propiedades del diente de león quedé fascinada. Hasta tal punto que esta planta me abrió nuevas posibilidades de diseño de tocados para el cabello usando una misma planta en diferentes momentos de su vida: Es decir, primero diseñé tocados para el cabello con la planta con semillas y después diseñé tocados para el cabello con la planta sin semillas. 

Las aerodinámicas semillas del diente de león

Con la planta con semillas diseñé un tocado múltiple. Ocho bolas blancas de diente de león flotando por encima de la cabeza como si fueran grandes copos de nieve, como si fueran pequeñas naves extraterrestres. Coseché las plantas una mañana de principios de agosto de 2020 en Rotterdam (Holanda). Antes de trabajar con ellos los traté durante semanas para conseguir reforzar su estructura global. Las semillas del diente de león realmente son tan aerodinámicas que es casi imposible moverlas sin que se deshagan. Sobretodo cuando estás en Holanda, país sin montaña alguna, por lo que casi siempre tendrás viento.

Imágenes del proceso de diseño por Ritaflowers. Tocado múltime de dientes de león con semillas.
Colección “Our daily Lives” by Ritaflowers.

Así pues, durante un mes los colgué pacientemente boca abajo y los fui rociando con una leve brisa de laca fijadora, acomodándolos en la mejor posición para que se mantuvieran intactos. Los globos blancos y esponjosos recibían pacientemente su tratamiento: Siempre a una distancia prudente, lo más suave posible y evitando cualquier movimiento brusco. Acostumbrada a trabajar a un ritmo mucho más rápido, diseñar tan lentamente fue una manera de salir de mi zona de confort y un aprendizaje en sí mismo. Después de un mes pude finalmente montar el diseño. Los tallos conservaban cierto verdor pero eran ya lo suficientemente rígidos para permanecer rectos y las bolas tenían la suficiente consistencia para no deshacerse al moverlas.

Tocado múltime de dientes de león con semillas. Colección “Our daily Lives” by Ritaflowers.
Modelo: Ritaflowers
Foto: Ernst Lallleman, visual content manager

Llevando estas piezas en la cabeza sentí un profundo respeto por esta planta. Las esferas blancas y redondas, casi perfectas, como regalo de las diosas.

Tocado múltime de dientes de león con semillas. Colección “Our daily Lives” by Ritaflowers.
Modelo: Ritaflowers
Foto: Ernst Lallleman, visual content manager

Con los dientes de león diseñé otras dos piezas más, esta vez sin semillas. Pero para descubrirlas deberás esperar con paciencia al próximo blog post, la próxima semana.

Si te interesa saber más sobre el proceso creativo en el diseño floral, puedes leer más aqui . Y si quieres descubrir los beneficios del diseño floral y ponerlos en práctica con un taller personalizado, puedes informarte más aquí.

¿Tienes alguna duda o comentario? Contáctame, estaré encantada de leerte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.