El privilegio de llevar las raíces al viento

Nuestros ancestros estaban absolutamente convencidos de que los dioses vivían en los árboles. Porque los árboles tenían fuerzas misteriosas, poderes para enriquecer nuestra calidad de vida y mejorar nuestra salud: En la antigüedad tratábamos a los árboles con respeto reverencial porque eran el hogar de los espíritus. Lamentablemente, esto ha caído en el olvido, sobre todo en el mundo occidental. ¿Cuál es la razón por la cual te olvidas tan fácilmente de la importancia de los árboles y qué puedes hacer al respecto?

Los primeros árboles brotaron hace unos 380 millones de años. Aparecieron a la vez que los primeros animales vertebrados saltaron del agua y empezaron a poblar la Tierra

“Si los árboles hablaran dirían: ‘¿por qué no nos hacéis caso?'”

Peter Wohlleben

Las 100.000 especies de árboles que existen equivalen tan sólo al 25% del total de plantas del planeta. Se calcula que actualmente hay poco más de 3 billones de árboles maduros (Crowther, T. W.; Glick, H. B.; Covey, K. R.; Bettigole, C.; Maynard, D. S.; Thomas, S. M.; Smith, J. R.; Hintler, G. et al. «Mapping tree density at a global scale». Nature). Menos mal que todos ellos siguen conteniendo aquellas fuerzas misteriosas. Unos ejemplares florecen ya desde su primer año de vida, pero también existen otros que sólo consiguen florecer poco antes de morir. La mayoría de los árboles suelen vivir, como mínimo, unos 40 años. Y los más longevos, como las secuoyas, llegan a vivir un máximo de 2.000-3.000 años. ¿No te parece esto algo sobrenatural?

Photo: Ernst Lalleman (www.ernstlalleman.com)
Model: Fleur, from Holland
Floral crown design: Ritaflowers

El grado de humedad y la naturaleza del terreno suelen determinar en qué tipo de bosque vive cada árbol, y no solo la temperatura o la latitud. Cuanto más humedad hay, más espeso será un bosque. Y en un bosque espeso, puedes bañarte. Así “revives” la importancia de los árboles. Los “baños de bosque” son una práctica popular en Extremo Oriente, donde se la conoce como Sanlimyok (산림욕) en coreano y shinrin-yoku (森林浴) en japonés. Es una terapia ancestral que bebe de la religión budista, sintoísta. Promueve el poder curativo de los árboles y nos anima a caminar por los bosques, a ser posible entre viejos árboles. En Occidente, menos mal, los baños de bosque han ganado popularidad en los últimos años. De hecho, a lo largo de mis lecturas he descubierto que existe una “Sociedad Internacional de Medicina Forestal” que ha identificado unas sustancias que emiten los árboles, las “fitoncidas”, como responsables de algunos de estos efectos tan buenos para la salud humana. 

También puedes plantar árboles o crear arte inspirado en ellos. En la cultura asiática y, concretamente, la surcoreana, he encontrado dos expresiones artísticas relacionadas con los árboles de artistas que admiro.

Uno fué el siguiente trabajo de un colectivo de artistas:  ‘From Earth’ —Tree series:

Photography : Min Hyunwoo(@minhyunwoo_)
Styling : Jang Heejun(@jangheejunn)
Hair : Gabe.sin(@gabe.sin)
Make-up : Oh Seongseok(@5ssmakeup)
Plant art : Ha I I Hwa(@hai_ihwa)
Model : Jang Minyoung(@057159_), Lee Jungmoon(@iam_2jm), Shin Joo(@sjlove1123), Kim Hyein(@heyimheyin)
Photographer Assistant : Lee Seunghyung(@leeseunghyung_)
Ha Taemin(@taemin_haa)
Makeup Assistant : Park Yeonhee(@h.eeero)
Hair Assistant : An Nayoung(@annamood__)
Set Assistant : Limnoon(@limnoon)

Una hermosa mujer vestida de negro y naranja, simula ser un gran árbol. Su cabello, obra del magnífico hair stylist Gabe Sin, se eleva en forma de grandes ramas que se van haciendo cada vez más diminutas y acaban formando la gran copa de un hermoso árbol. A su vez, de los pies de la mujer surgen raíces, del mismo color anaranjado, que contrastan con la fuerza de la estructura del cabello. Una maravilla llena de fuerza y de volumen. ¡No me canso de mirarla!

La otra expresión artística es la siguiente fotografía del artista visual, fotógrafo, bailarín y director de arte coreano Baki , 박귀섭 (https://www.a-apollon.com @1984baki ):

Photography: Baki
Dancers: 이영철, 이수희, 김기완, 송정빈, 이재우, 김지영, 원진호, 박나리, 박슬기, 신승원

Según su autor, esta imagen no tiene título porque cree que las diferentes perspectivas de las personas hacen que su título pueda tener varias posibilidades. El juego de manos y brazos genera mucha energía, como un gran árbol de la vida, un árbol en infinito movimiento. 

Fascinada en el estudio de los árboles, quise contribuir con mi humilde homenaje a estos seres diseñando una corona con sus raíces. Usé raíces de pinos que fueron arrancados de cuajo en la Sierra de Collserola, en Barcelona, por fuertes tormentas en la primavera de 2020.

Estas pobres coníferas probablemente habían sido plantadas en la década de los 60’, después de los tiempos de postguerra española (tras la Guerra Civil, 1936-1939). Entre los años 1939 y 1962 en España se dió un largo periodo de pobreza, hambre, miseria y represalias contra los derrotados republicanos.Y todas las áreas de la Sierra de Collserola próximas a la ciudad de Barcelona quedaron mermadas de árboles. A causa de tal pobreza y hambruna, su leña fue usada para calentar hogares en invierno, así como usada en la construcción de viviendas precarias. 

El futuro barrio de Barcelona de Roquetes, a los pies de la Sierra de Collserola en la década de 1950

Más allá de su valorada madera, el pino tiene también muchos usos medicinales. Desde la antigüedad ha sido apreciado como expectorante y descongestionante cuando tenemos problemas respiratorios. Y tiene también propiedades para reforzar las encías y aliviar el dolor reumático.

El pino, del cual existen unas  110 especies, es uno de los árboles más antiguos que existen en la Tierra: Fue uno de aquellos primeros árboles que aparecieron hace unos 300 millones de años. El pino pertenece al grupo de plantas gimnospermas, porque es una planta sin flor (como el ginkgo, la sequoia o los helechos). Las plantas y árboles con flor aparecieron en el planeta mucho más tarde, hace 140 millones de años. 

Así pues, dado el valor de las raíces con las que quería diseñar esta corona, la diseñé con mucho respeto. Trencé con cuidado cada una de las pequeñas raíces. Las uní en determinados puntos con cinta floral, respetando en lo posible las formas curvas de cada pieza. Después cubrí la estructura con una fina capa de pintura plateada. Y finalmente, añadí glixias secas, que son hermosas mini flores a modo de copos de nieve, para que contrastasen con el volumen y la textura de las raíces.

Photo: Ernst Lalleman (www.ernstlalleman.com)
Model: Fleur, from Holland
Floral crown design: Ritaflowers

Las raíces de los árboles son mucho más de lo que vemos a simple vista. Si es que vemos algo, porque supuestamente, las raíces de un árbol no deberían ver nunca la luz del día. El árbol muere cuando es arrancado de la tierra. Cuando nosotros morimos, regresamos a la tierra.

Según Peter Wohlleben, guarda forestal y escritor alemán, las raíces de los árboles poseen una sensibilidad extraordinaria. Sus puntas contienen estructuras celulares que funcionan de manera similar a las de un cerebro. Sabiendo que las células “cerebrales” de los árboles están allí abajo, ¿los árboles están “puestos del revés”? ¿O los que estamos del revés, “haciendo el pino”, somos los humanos? 

Photo: Ernst Lalleman (www.ernstlalleman.com)
Model: Fleur, from Holland
Floral crown design: Ritaflowers

Esta corona es una pieza única que pertenece a la colección “Our Daily Lives”. Está disponible para su venta y envío a cualquier parte del mundo. Sólo tienes que contactarme.

Si te interesa descubrir los beneficios del diseño floral y ponerlos en práctica con un taller personalizado, puedes informarte más aquí.

¿Tienes cualquier comentario o sugerencia? Contáctame, estaré encantada de escucharte.

One Reply to “El privilegio de llevar las raíces al viento”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.